Como bien sabes las branquialgas tienen la capacidad de crear unas branguias en el cuello de la persona que las usa, esto hace que durante 1 hora puedas respirar debajo del agua. Evidentemente también modifica ligeramente las manos y los pies dándole forma de palmeado tipo pez. Y todo eso nuestro protagonista de hoy también lo sabe.

Juan José es un español de 20 años apasionado del mar y también del mundo mágico, este joven aprendió a bucear hace un tiempo y quiso ir un paso más allá.

El joven se considera un mago de la casa Hufflepuff y según él es experto en herbología y por ello decidió crear sus propias branquialgas.

El problema con sus branquialgas

Su plan era sencillo; Crear las branquialgas e ir al mar mediterráneo a usarlas, sin botella de oxigeno. Pero no todo salió como él pensaba…

“ Al tomar las branquialgas casi vomito, sabían muy mal, no note ningún efecto en el cuello, aún así me metí al mar suponiendo que ahí me saldrían las branquias, pero no salió nada y comencé a sumergirme y sumergirme y empezaba a faltarme aire pero supuse que era todo normal hasta que no aguante más y trate de subir, ahí ya dejé de recordar lo que me pasó”

Al parecer, este “mago” perdió el conocimiento tras tratar de subir a la superficie, afortunadamente estaba con su padre y este pudo rescatarlo.

“Le tengo dicho que no es un mago y él insiste e insiste, espero que esto le haya servido de lección, hace un tiempo confundió a su suegra con un dementor y casi la mata y ahora casi se ahoga pensando que le van a salir unas put*as branquias del cuello, me tiene saturado.” Dijo el padre.