Entre Sombras y Secretos: El amor prohibido de Draco y Ginny

No te pierdas estos tests

«Entre Sombras y Secretos: El amor prohibido de Draco y Ginny» cuenta la historia de su amor inesperado, narrando cómo dos jóvenes de mundos opuestos se enfrentaron a la adversidad y encontraron consuelo el uno en el otro. A medida que su relación se desarrolla en secreto, luchan por mantener vivo su amor mientras enfrentan las consecuencias de desafiar las normas establecidas.

Esta historia es un testimonio del poder del amor para superar las diferencias y unir a las personas, incluso en las circunstancias más difíciles.

Importante: Cada lunes publicaremos un nuevo fanfict creado con Inteligencia Artifical

Capítulo 1: Encuentro inesperado

Era un día lluvioso y frío en el sexto año de Ginny Weasley en Hogwarts, y la joven bruja caminaba apresuradamente por los pasillos de la escuela, intentando llegar a la Sala Común de Gryffindor antes de que la lluvia comenzara a empapar su cabello rojo. A lo lejos, en un pasillo solitario, vio a alguien más también tratando de escapar de la lluvia.

Draco Malfoy, el príncipe de Slytherin, tenía la mirada fija en el suelo, absorto en sus pensamientos. Ginny no tenía la intención de hablar con él, pero como no tenía a dónde ir y el pasillo estaba bloqueado, se detuvo a esperar a que pasara.

En ese momento, Draco levantó la mirada y sus ojos se encontraron con los de Ginny. Ambos se quedaron paralizados por un segundo, evaluándose mutuamente. A pesar de su aversión hacia Malfoy, Ginny no pudo evitar notar la tristeza en sus ojos grises.

Decidiendo romper el hielo, Ginny preguntó con voz suave, «¿Estás bien, Malfoy?»

Draco frunció el ceño, sorprendido por su preocupación. «¿Qué te importa, Weasley?» respondió con tono despectivo.

«Simplemente preguntaba», replicó Ginny, encogiéndose de hombros. «No tienes que responder si no quieres».

Draco suspiró y miró a Ginny. «No es asunto tuyo, Weasley», dijo antes de alejarse por el pasillo.

Ginny se quedó allí, sintiendo que quizás había algo más en Draco Malfoy de lo que aparentaba.

Capítulo 2: Un tímido acercamiento

Durante las siguientes semanas, Ginny no pudo evitar sentirse intrigada por Draco Malfoy. A pesar de su desdén hacia él y de las constantes peleas entre Gryffindor y Slytherin, había algo en su expresión y comportamiento que le decía que estaba luchando con algo más grande que sus diferencias superficiales.

Un día, después de clases, Ginny encontró a Draco sentado solo en un rincón de la biblioteca. Aunque sabía que no era buena idea, se acercó a él y se sentó en la silla frente a él, haciendo que Draco levantara la vista de sus libros sorprendido.

«¿Qué quieres, Weasley?», preguntó fríamente.

Ginny suspiró y, armándose de valor, respondió: «No puedo evitar notar que has estado actuando de manera extra últimamente. ¿Hay algo que quieras hablar? Podemos intentar llevarnos bien, al menos por un rato».

Draco miró a Ginny, analizándola. Después de unos segundos de silencio, finalmente dijo: «Estoy lidiando con algunas cosas… pero no estoy seguro de si confío en ti lo suficiente como para hablar de ellas».

Ginny asintió con comprensión. «No tienes que contarme todo, pero si alguna vez necesitas desahogarte, estoy aquí para escuchar. No tienes que enfrentar tus problemas solo, Malfoy».

Capítulo 3: La confesión

Pasaron varios días antes de que Draco se acercara a Ginny. Estaba sentada en los terrenos de Hogwarts, disfrutando de un poco de sol después de un largo día de clases. Draco se acercó lentamente, con una expresión incierta en su rostro.

«¿Weasley?». Su voz sonó vacilante y temblorosa.

Ginny levantó la vista, sorprendida de verlo allí. «Malfoy, ¿qué pasa?» preguntó, preocupada por su inusual comportamiento.

«Me he estado preguntando si tu oferta de hablar todavía está en pie», admitió Draco, mirando hacia otro lado, incapaz de mantener contacto visual.

Ginny asintió y le hizo un gesto para que se sentara a su lado. «Por supuesto. Siéntate y hablemos».

Draco tomó asiento con cautela, manteniendo una distancia prudencial entre ellos. Respiró hondo antes de comenzar a hablar.

«He estado bajo mucha presión últimamente», confesó Draco. «Mi familia espera mucho de mí y siento que si no cumplo con sus expectativas, no seré digno de su amor y respeto».

Ginny escuchó atentamente, dejando de lado sus prejuicios para comprender mejor la situación de Draco.

«Debes recordar que no tienes que complacer a todos», dijo Ginny con suavidad. «Tu valor no depende de lo que piensen los demás, incluso si son tu familia. Tienes que hacer lo que sientas que es correcto para ti y no vivir solo para satisfacer las expectativas de los demás».

Draco miró a Ginny, sorprendido por la empatía y la sabiduría en sus palabras. Por un breve momento, sus ojos se encontraron y algo pareció cambiar en su relación.

Capítulo 4: El inicio de una amistad

Con el tiempo, Draco y Ginny comenzaron a verse con más frecuencia, forjando una amistad secreta que sorprendería a cualquiera que supiera de ella. Conversaban sobre sus preocupaciones, sus familias, sus sueños y sus temores.

Un día, mientras estaban sentados en un rincón oculto de los terrenos de Hogwarts, Ginny compartió sus propias inseguridades con Draco.

«Siento que siempre estoy a la sombra de mis hermanos», confesó. «Como la más joven y la única chica, a veces siento que no importa lo que haga, nunca seré lo suficientemente buena».

Draco escuchó atentamente y asintió en comprensión. «Sé lo que se siente. Siempre me he sentido como si estuviera viviendo a la sombra de mi padre y sus logros».

A medida que compartían sus miedos e inseguridades, la relación entre Draco y Ginny se volvía más profunda y significativa. Aunque sabían que su amistad sería considerada extraña e inapropiada por la mayoría de sus compañeros, ambos encontraron consuelo y comprensión en el otro.

Capítulo 5: Cambio de corazón

Un día, mientras Ginny y Draco estaban sentados juntos cerca del lago, Ginny preguntó de repente: «Malfoy, ¿alguna vez te has preguntado cómo sería nuestra vida si no estuviéramos divididos por nuestras casas y nuestras familias?»

Draco la miró pensativo. «Sí, lo he pensado», admitió. «Imagino que podríamos haber sido amigos desde el principio, en lugar de enemigos. Quizás nuestras vidas serían más fáciles».

Ginny asintió, sus ojos llenos de melancolía. «A veces desearía que las cosas fueran diferentes, que no tuviéramos que escondernos de todos solo para ser amigos».

Ambos guardaron silencio, contemplando las posibilidades de un mundo diferente.

Con el tiempo, a medida que su amistad se fortalecía, algo comenzó a cambiar en sus corazones. Lo que una vez fue solo amistad comenzó a convertirse en algo más profundo, y ambos comenzaron a darse cuenta de que sus sentimientos el uno por el otro habían evolucionado.

Un día, después de una larga conversación sobre sus sueños y aspiraciones, Draco tomó la mano de Ginny, mirándola a los ojos. «Ginny… creo que estoy enamorado de ti», confesó, su voz temblorosa.

Ginny se sorprendió al principio, pero luego sonrió con dulzura. «Draco, yo también siento lo mismo por ti».

Capítulo 6: Desafíos y sacrificios

Aunque Draco y Ginny sabían que su amor estaba destinado a enfrentar muchas dificultades, estaban decididos a enfrentarlas juntos. Mantuvieron su relación en secreto, encontrándose en lugares apartados y compartiendo momentos robados juntos.

Sin embargo, no pudieron mantener su amor oculto para siempre. Un día, Ron Weasley, el hermano de Ginny, los descubrió juntos en un pasillo oscuro. Furioso, confrontó a Ginny y Draco, exigiendo explicaciones.

«¡No puedo creer que estés viéndote con él, Ginny! ¡Es Malfoy, por el amor de Merlin!», gritó Ron.

Ginny, con lágrimas en los ojos, trató de defender su amor. «Ron, entiendo por qué estás enojado, pero Draco ha cambiado. No es la misma persona que solía ser».

Draco, por su parte, también trató de explicarse. «Weasley, sé que no me consideras digno de tu hermana, pero te prometo que mis sentimientos por ella son reales y sinceros».

Después de un tenso enfrentamiento, Ron se alejó, dejando a Ginny y Draco solos.

«¿Crees que algún día nuestras familias aceptarán nuestro amor?», preguntó Ginny con tristeza.

«No lo sé», admitió Draco. «Pero sé que vale la pena luchar por lo que sentimos el uno por el otro».

Capítulo 7: Un futuro incierto

A pesar de los desafíos y las diferencias entre ellos, Draco y Ginny continuaron su relación en secreto, eligiendo luchar por su amor en lugar de rendirse a las expectativas de los demás. A medida que enfrentaban pruebas y tribulaciones, su amor solo crecía más fuerte.

El último año en Hogwarts llegó y, con él, la incertidumbre sobre el futuro. Draco y Ginny sabían que tendrían que tomar decisiones difíciles y enfrentar las consecuencias de su amor prohibido.

Pero mientras caminaban juntos hacia la ceremonia de graduación, tomados de la mano, se prometieron enfrentar juntos el futuro, sin importar lo que les deparara.

«Draco, no importa lo que suceda, siempre te amaré», susurró Ginny, apretando su mano.

Draco le sonrió, la esperanza brillando en sus ojos grises. «Y yo a ti, Ginny. Juntos, enfrentaremos todo lo que venga».

Y así, Draco Malfoy y Ginny Weasley enfrentaron el mundo juntos, decididos a demostrar que su amor podría superar todas las barreras y desafíos que se les presentaran. Aunque sabían que no sería fácil, nunca dejaron que el miedo o la incertidumbre los separara.

En lugar de sucumbir a las expectativas y la presión de sus familias y amigos, eligieron luchar por su amor, demostrando que incluso en el mundo mágico, el verdadero amor puede triunfar sobre las divisiones y los prejuicios.

Y aunque nadie podía prever qué les depararía el futuro, una cosa era segura: mientras Draco y Ginny estuvieran juntos, enfrentarían cualquier desafío con valentía y determinación, escribiendo su propia historia de amor en el proceso.

¡Comparte si no eres muggle!