Saltar al contenido

Golosinas de Harry Potter caseras

Estas golosinas de Harry Potter están inspiradas en un tipo de dulces que se servía tanto en Honeydukes como en el carrito de comida del tren que llevaba a los alumnos a Hogwarts. Un dulce que les apasionaba a los magos y brujas, sobre todo a los que iban a Hogwarts.

Golosinas de Harry Potter caseras

Dentro del universo de Harry Potter podemos encontrar una cantidad más que interesante de golosinas, más allá de las famosas grageas de sabor. Aquí conocerás tres recetas de golosinas de Harry Potter que son tan sencillas como interesantes.

Perfectas para una un Halloween de Harry Potter, una fiesta de cumpleaños o simplemente una sesión de películas de Harry Potter.

Varitas de regaliz de Harry Potter

varitas de regaliz de harry potter

El 1 de septiembre, cuando Harry Potter viajaba en el expreso de Hogwarts por primera vez, este compró todos los dulces disponibles en el carrito de comida (incluidas las varitas de regaliz) porque nunca antes había comido dulces mágicos y quería probar todo lo que pudiera. Y realmente, ¿Alguien le puede culpar?

Estas varitas de regaliz son divertidas  tanto a la hora de hacer como sobre todo de comer. Los giros de regaliz se cubren parcialmente con una capa de caramelo de vainilla para formar el mango y se espolvorean con, chispas. A pesar de que estas varitas son un poco flexibles (especialmente si su regaliz es fresco), no cambia el hecho de que aún puede lanzar hechizos con un rápido movimiento de muñeca. Es broma, para eso necesitas una de nuestras varitas de Harry Potter. Pero lo de que están buenisimas no es broma, es real.

Ingredientes para hacer estas golosinas de Harry Potter

  • 180 gr capa de caramelo con sabor a vainilla (o el chocolate blanco)
  • 24 regalices (cualquier sabor)
  • Sprinkles

Cómo hacer paso a paso

Derrita la capa de caramelo en un tazón pequeño. Cubra 1/3 a 1/2 de los regalices en la capa de caramelo (llené un vaso con la capa de caramelo). Espolvoree con sprinkles y deja que se sequen.

regaliz de harry potter

Paletas ácidas

“Fred me dio uno cuando tenía siete años, me hizo un agujero en la lengua. Puedo recordar a mamá golpeándolo con su escoba”.

Ron Weasley

Estos dulces de Harry Potter son un regalo dulce e inesperado tanto para adultos como para niños. Estos regalices ácidos se recubren con una fina capa de miel y con pop rocks. 

Si bien estos no te queman la lengua, los pop brindan un giro inesperado al regaliz tradicional, lo que las hace dos veces más divertidas de comer. El estallido y el crujido dentro de la boca es realmente algo mágico.

Ingredientes

  • 12 paletas (recomiendo usar paletas ácidas, ¡son paletas ácidas!)
  • 3-4 paquetes de paletas ( cualquier sabor que elija)
  • 1/4 taza de miel

¿Cómo hacer estas golosinas de Harry Potter?

Coloque la miel en un tazón pequeño y caliéntela en el microondas durante 20-30 segundos. Cuanto más caliente esté la miel, más fina será la consistencia de la miel (¡y queremos miel fina!). Cubre las piruletas con la miel y enrolle en las rocks pop. Si la miel se espesa, caliéntela nuevamente. Coloca las piruletas sobre papel encerado hasta que se sequen.

Reúna estos lo más cerca posible del momento de servir, ya que las rockspop absorberán parte de la humedad de la miel y perderán algo de su “pop”.

paletas acidas de harry potter

Cucarachas de chocolate

Ron Weasley inocentemente pensó que podría engañar a Fred para que este se comiese un racimo de cucarachas. Estos racimos son aparentemente racimos de chocolate, pero en realidad llevan cucaracha.

¡Pero tranquilidad! Estos racimos a pesar de que visualmente son los mismos que Ron usó, por dentro y por fuera si son de chocolate.

Ingredientes

  • 1/2 taza de chispas de chocolate
  • 1/4 taza de chispas de caramelo
  • 1 1/2 taza de fideos chow mein secos

Paso a paso para hacer estas cucarachas de Harry Potter

Calienta el chocolate y las chispas de caramelo en un baño maría (o microondas) y mezcla hasta que quede suave. Mezcle los fideos chow mein secos hasta que estén cubiertos.

En una bandeja para hornear cubierta con papel encerado, deje caer una cucharada de fideos para formar pequeños racimos. Deje enfriar por completo y guarde los racimos en un recipiente hermético a temperatura ambiente.