Los Polvos Flu son los polvos mágicos que tienen la capacidad de transportar a una persona de un lugar a otro, esto pasa por que existe la red flu. Una red que conecta todos los hogares y edificios del mundo mágico.

Como bien sabrás, para usarlos hay que lanzadlos en el fuego de una chimenea, esperar a que el fuego se ponga verde y entrar, una vez dentro debes de decir el nombre al que vas a ir.

Nuestra protagonista de hoy se llama Claudia, tiene 16 años, es de México y ha intentado usar esta técnica.

Claudia y sus Polvos Flu.

Polvos Flu.

Todo iba aparente bien, la joven de Hufflepuff adquirió sus polvos flu en ebay, un Koreano residente en Londres los vendía a buen precio y Claudia necesitaba los polvos Flu para hacer el viaje de su vida, de México a EEUU.

Vi la oferta de polvos flu a mitad de precio y me lance, nunca se ven ofertas de este tipo, llegaron a las dos semanas a mi casa y al día siguiente decidí usarlos”.

Esa noche Claudia no durmió, los nervios la consumían, al día siguiente fue al salón y ahí tiene una chimenea, se puso delante de ella y todo era sencillo, simplemente tenía que tirar los polvos mágicos al fuego, esperar a que se pongan las llamas verdes y entrar.

Dicho y hecho, agarro su maleta, se puso en frente de la chimenea y tiro los polvos flu al fuego, con la sorpresa de que se escucho una pequeña explosión, comenzó a salir mucho fuego, prendiendo fuego las cortinas del salón, provocando una gran humareda y sufriendo pequeñas quemaduras.

Y es que esos polvos eran un tipo de pólvora pirotécnica que se usan para fuegos artificiales, afortunadamente echo solo un poco de esta pólvora.

Claudia declaro a los medios:

Estoy anonadada, ese pendejo asiático me estafo, en cuanto mis muggles padres me levanten el castigo, me pienso presentar en mi escoba mágica en Londres y le voy a lanzar un Crucio hasta que se le quiten las ganas de ser tan pendejo.