Se deja morder por una serpiente para a ver si así aprende a hablar pársel


Hace unas horas nos ha llegado a nuestro periódico para magos y brujas una noticia que nos ha dejado completamente anonadados. Un joven de 21 años de Chile ha sido hospitalizado tras una mordedura de serpiente venenosa, ¿El motivo? Pretendía así aprender la lengua pársel.

Como bien sabes, la lengua pársel es el idioma de las serpientes, se sabe que muy pocos magos y brujas lo hablaban, entre ellos Voldelmort, y también Harry… Pero no hay registros de por que alguien podía hablar esta lengua.

Salazar Neville (Así se hace llamar el chileno potterhead) no solo es un fan de la saga, sino que según él es un mago de la casa Slytherin y concretando más es un “Mortífago de la resistencia latina”.

Por lo visto después de ver una maratón de las películas de Spiderman, se le iluminó la bombilla y decidió probar suerte.

“ Nací siendo mago de la mejor casa del mundo y solo estaba buscando aumentar mis conocimientos como miembro de Slytherin, pero me he puesto un documental de serpientes y no entiendo lo que dicen”

“Si Peter Parker era un Friki que le muerde una araña y todos vimos como se convirtió en el hombre araña yo tenía claro que ese era el camino para que yo fuese bilingüe y pudiese hablar la lengua de las serpientes”

Relacionado:  Mayo: Umbridge soltará Dementores por medio mundo para que 'No nos relajemos'

“Así que fui 3 días a la naturaleza y cuando vi una ahí le puse el brazo, pero ya han pasado 24 horas y no noto nada, creo que esto no funciona”

El joven Salazar Neville lleva años tratando de entrar en Hogwarts, y ha hecho numerosas “hazañas” por el hecho de pensar que es un mago.

Y lejos de sentirse mal, ridículo o simplemente arrepentido, tiene claro que ese es el camino para aprender pársel y su única conclusión es que “se confundió de serpiente”.

A pesar de que no hay registros de como un mago o una bruja puede hablar pársel, tampoco hay ninguno que diga que si te muerde una serpiente te vuelves bilingüe y al parecer es un concepto que el joven Salazar chileno aún no ha terminado de comprender.