Kevin y Jenny eran un matrimonio aparentemente feliz, ambos son potterheads, Kevin es de Ravenclaw y Jenny es de la casa de Slytherin, esto aparentemente era compatible, solo aparentemente…

Como bien sabrás el que no debe ser nombrado tenía un nombre, el cual era Tom Riddle, digamos que era su nombre muggle.

Y aquí es donde comenzaron los problemas de este matrimonio, ya que ambos querían tener un hijo, pero Jenny quería un nombre y su marido se negaba en rotundidad.

“ Me case con él sabiendo que era de la casa de los cerebritos, lo acepte aún así, acepte que no quisiese que nos casásemos rodeados de serpientes, aunque esto último se lo perdoné por que trajo a la víbora de su madre, acepte formar una familia con él y el muggle me dice que por nada del mundo pondrá a nuestro hijo el nombre de Voldelmort, pero que se cree? No me llamo Jenny Bellatrix de casualidad, por ello decidí divorciarme, si él no acepta que mi crush es Voldelmort y no quiso poner ese nombre a nuestro hijo, de mi que se olvide”

Evidentemente las redes sociales están que arden, ya que esta pareja de origen chileno era famosa por ser el claro ejemplo de que Ravenclaw y Slytherin pueden ser compatibles.

El joven de 25 años está hundido ya que considera que ella era el amor de su vida pero le era imposible ceder a poner ese nombre a su hijo.

“ Quiero recuperarla, le diré de ponerle a nuestro hijo Tomas Ricardo y quizás así acepte, podría aceptar que lo llamase Harry Riddle, pero Tom.. es demasiado oscuro”