Ciudad de México, día de navidad. Nuestro protagonista, un Muggle de 13 años ha pasado el peor día de su vida, un día que jamás olvidará, el día en el que al lado de su árbol de navidad encontró un regalo que le cambió la vida, hablamos de varitas para muggles, hablamos de una varita no mágica.

Como por todos es sabido, al levantarte después de una noche buena, Papa-Noel ya ha pasado en la noche anterior por nuestros hogares, nuestro protagonista de nombre Juan, un muggle que cree ser Potterhead sin si quiera haber leído sus libros, también estaba totalmente convencido de que era un mago, y uno de los buenos.

Al levantarse y ver que el árbol de navidad estaba lleno de regalos, fue directo al que según él, provenía de Ollivanders Shop y en efecto, era su varita.

Una varita de 27 cm, madera de roble, con una pluma de basilisco en celo.

Juan no lo dudo, la casa a la que pertenece es Slytherin, así lo dice Pottermore, y de mentalidad mortífaga, agarro la túnica de Slytherin que se hizo con una sabana vieja y pintura verde y salió corriendo, su vida estaba a punto de cambiar.

Varitas para muggles ¿Funcionan?

Varitas para muggles

Juan estuvo esperando toda la vida ese momento, sacaba malas notas, no quería trabajar, era mortífago y mago, al menos así lo pensaba el, solo tenía que esperar su oportunidad mágica.

Al salir fue directo a la primera sucursal bancaria que vio, no lo dudo ni por un momento, saco su varita mágica y grito al primer banquero: “IMPERIO”, ahora deme todo el dinero que tengas en la caja.

Después de que el banquero riera sin parar, se acerco un guardia al que le grito un “Avada Kedavra”.

Actualmente el menor de edad se encuentra detenido bajo su domicilio del que no puede salir en todas las navidades

Dicho menor tiene también prohibido el contacto con su hermano menor de 7 años, ya que han descubierto que en los últimos meses y a escondidas de sus padres, Juan le ponía una túnica vieja a su hermano con las letras “Kreacher” y le obligaba a calentar su Neskuik y echar sus cereales en el vaso de Neskuik.