Saltar al contenido

Billywig

El Billywig es un insecto de origen Australiano. Mide un aproximado de media pulgada (1,27 cm) de largo y tiene un color bastante vivido a azul zafiro. Son totalmente veloces, por esta razón es rara vez que algún muggle, mago o bruja, pueda verlo una vez que han recibido la picadura.

El Ministerio de Magia los asignó en la clasificación XXX, bajo el estatus de Bestia.

Descripción del Billywig

Las alas que tiene el Billywig se encuentran adheridas a la parte superior de la cabeza y logran girar muy rápido, consiguiendo que el animal pueda volar. Este mismo tiene un aguijón bastante largo y delgado, ubicado en la parte inferior del cuerpo.

Billywig

La persona que resulte picada por este animal, presenta los síntomas de mareos, seguido de levitaciones, y es por esto mismo que están en la categoría de bestia.

Varios jóvenes magos y brujas australianos, buscan atrapar estos animales para que los piquen. Pero, debes tomar en cuenta que el exceso de picaduras puede traer como consecuencia que la victima flote durante varios días. En caso de que pueda sufrir alguna reacción alérgica, la flotación será permanente.

Usos de este insecto

Los aguijones secos del Billywig tienen presencia y son necesarios para diversas pociones; también se cree que son los ingredientes principales de la golosina popular “meigas fritas“.

Las meigas fritas son grandes bolas de helado que logran que la persona, que las coma, pueda flotar unos cuantos centímetros sobre el suelo. Por esta misma razón, existe el rumor de que puedan contener partes de este animal.

En el libro de Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, que tienen Ronald y Harry, se observa que en uno de los laterales dice “ no las vuelvo a comer de nuevo“.

El señor Xenophilius Lovegood usó las alas de estos animales, para recrear la valiosa y delicada diadema de Rowena Ravenclaw, ya que pensaba que esto era “índice de ánimo elevado“.

El Billywig es un animal bastante normal, pero no quiere decir que no te vas a cuidar de sus picadas, los efectos pueden ser muy llamativos pero en exceso nada es bueno. También te recomiendo que disfrutes con mucho más gozo las meigas fritas, al saber que podrías comer un insecto al mismo tiempo.