Gary Oldman: Harry Potter le salvó cuando fue padre

No te pierdas estos tests

Gary Oldman (Sirius Black) reveló que su participación en las saga de Harry Potter fue crucial no solo en su trayectoria profesional sino también en su vida como padre. Interpretando a Sirius Black, el legendario padrino de Harry Potter, desde su primera aparición en «Harry Potter y el Prisionero de Azkaban» en 2004, y continuando en dos películas más hasta el emotivo final de su personaje en «Harry Potter y la Orden del Fénix» en 2007, este papel marcó un punto de inflexión en su carrera.

En una reciente visita al programa de Drew Barrymore, Oldman compartió cómo su rol en estas películas fue un salvavidas en su etapa de padre soltero, criando a sus dos hijos tras su separación en 2001.

Reveló que, antes de obtener estos roles, se vio en la necesidad de rechazar muchas ofertas de trabajo para dedicar tiempo a sus hijos. Sin embargo, con las oportunidades que le brindaron las franquicias de Harry Potter y Batman, pudo optimizar su tiempo trabajando menos pero obteniendo mayores ingresos, lo que le permitió pasar más momentos junto a sus hijos. A continuación, sus palabras detalladas:

A los 42 años, me desperté divorciado y tenía la custodia de estos niños y eso en sí mismo fue difícil porque hubo un cambio en la industria donde muchas producciones se filmaron en Hungría, Budapest, Praga, Australia. ya sabes, todos estos lugares… Gracias a Dios por Harry Potter. Les digo que los dos, Batman y Harry Potter , realmente me salvaron, porque significaba que podía hacer la menor cantidad de trabajo por la mayor cantidad de dinero y luego estar en casa con los niños.

Relacionado: ¿Qué merodeador de Harry Potter eres?

Así cambio Harry Potter la carrera de Gary Oldman

Como compro Sirius Black la saeta de fuego de Harry Potter
Gary Oldman: Harry Potter le salvó cuando fue padre 2

La incursión de Gary Oldman en el universo de Harry Potter no solo fue un salvavidas en su faceta de padre soltero, sino que también transformó el rumbo de su carrera actoral.

Antes de convertirse en Sirius Black, Oldman ya tenía un nombre establecido en la industria, pero su rol en Harry Potter marcó un antes y un después.

Su presencia en esta saga de renombre mundial, adorada por audiencias juveniles, lo catapultó ante una nueva generación de seguidores que posiblemente no estaban al tanto de sus trabajos previos.

Esta nueva fama le abrió puertas a roles en películas orientadas a un público más joven, como en «Un cuento de Navidad» y «Kung Fu Panda 2».

No mucho después de su debut en «El prisionero de Azkaban», Oldman se sumergió en otra gran franquicia: interpretando a Jim Gordon en «Batman Begins».

Su alianza con Christopher Nolan, que se extendió a «The Dark Knight», «The Dark Knight Rises» y «Oppenheimer», ha sido una de las más provechosas de su trayectoria. Durante el rodaje de la trilogía de «The Dark Knight», Oldman se esforzaba por equilibrar su tiempo profesional y personal, viajando frecuentemente para poder pasar sus días libres con sus hijos.

Volaría por un día, haría una sesión por día. Para crédito [de Nolan], cumplió con el cronograma y yo iba a casa por tres días, regresaba por dos, iba a casa por un fin de semana, regresaba por un día… de lo contrario, sentí que los estaba criando una niñera. ..

Tras concluir su participación en las sagas de Harry Potter y El Caballero Oscuro, Gary Oldman alcanzó un punto donde pudo elegir papeles más selectivos, menos centrados en franquicias, y posiblemente entró en la fase más brillante de su carrera.

Desde ese momento, ha sido reconocido con tres nominaciones al Premio de la Academia por sus actuaciones en «Tinker Tailor Soldier Spy», «Darkest Hour» y «Mank», destacándose especialmente por su aclamada y transformadora actuación como Winston Churchill, un rol por el que se llevó el galardón.