Saltar al contenido

Ashwinder, la serpiente que proviene del fuego mágico

Un Ashwinder es conocido como una serpiente que tiene su origen de los restos de un fuego mágico, el cual arde durante un período considerablemente largo de tiempo, sin ser controlado.

El Ministerio de Magia la colocó bajo la clasificación XXX, lo que lo deja en el estatus de Bestia, significando que no cuenta con las capacidades necesarias para entender todas las normas de este mundo.

Apariencia física de un Ashwinder

Son serpientes que tienen un color verde pálido, sus ojos son rojos resplandecientes y son bastante delgadas. Al momento en que nacen, se alejan deslizándose hacia la sombra que tengan más cercana, en búsqueda de la oscuridad, dejando consigo un rastro de cenizas.

Su promedio de vida es de una hora, por eso, cuando nacen siempre buscan un sitio cómodo, oscuro y cerrado, donde puedan dejar con calma sus huevos, antes de que lamentablemente tengan que volver a desintegrarse en forma de polvo.

Sus huevos son de color rojo brillante e irradian siempre un calor intenso. Una vez que son congelados, presentan propiedades muy valiosas, son usados como ingrediente principal en pociones amorosas y lo puedes ingerir como un remedio para exceso de fiebre.

Hábitat

Ashwinder

Gracias a que estas criaturas tienen su origen de un fuego mágico, son fáciles de encontrar en cualquier lugar del mundo.

Debes tener mucho cuidado si sus huevos son anidados, pues estos pueden prender fuego al lugar en cuestión de minutos.

Por eso mismo, cuando notes indicios de la presencia de algunos de estos peculiares y raros reptiles, localízalos con suma rapidez, encuentra el nido con todos sus huevos y procede a realizar un encantamiento congelador para lograr salvar tu espacio.

A pesar de todo, no son criaturas muy peligrosas y no se les atribuye muchos usos, además de sus huevos.

Historia del Ashwinder en Hogwarts

Los huevos de Ashwinder, jugaron un papel muy importante para terminar con el último intento de una rara comedia musical; esta misma se iba a realizar durante la celebración de Navidad en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Se suponía que la representación teatral seria sobre “La Fuente de la Buena Fortuna“, una Ashwinder tendría el papel de un gusano grande y ciego, por eso necesitaba de un hechizo para crecer.

Esta reptil fue aportada por el profesor Silvanus Kettleburn, el cual realizó un encantamiento de congestión. Sin embargo, la pobre criatura estalló en polvo y chispas, destruyendo consigo gran parte del escenario. Además, había logrado dejar varios huevos en el Gran Comedor, los cuales también aumentaron de tamaño y prendieron fuego a esta estancia. Debido a esto, quedó totalmente prohibido todo tipo de obras musicales.