Saltar al contenido

Occamy, la Bestia alada que todo mago respeta

Entre las criaturas de los Animales Fantásticos de Harry Potter, te puedes encontrar con una gran variedad de seres interesante que se asemejan a los de las mitologías más famosas de la historia y a algunos animales que puedes encontrar en la actualidad. Uno de estos fascinantes seres es el Occamy, del cual sabrás hoy todo, mencionaremos sus características físicas, de comportamiento y algunos otros datos curiosos dentro del mundo mágico creado por J.K Rowling.

¿Qué es un Occamy?

Esta es una criatura con forma similar a la de las serpientes, con cuerpo mayormente emplumado, dos patas y dos alas; además, estas bestias de clasificación XXXX, pueden llegar a medir hasta los cuatro metros y medio de largo. Su piel es turquesa, aunque su plumaje es azul, acompañado de algunos toques de púrpura.

Una habilidad muy importante del Occamy, cuyo origen se encuentra en el lejano oriente y en la India, es que gracias a que es coranáptico, este puede crecer y encogerse mágicamente a voluntad para adaptarse a los espacios dispuestos en su entorno y lograr desplazarse con eficiencia.

Su alimento favorito son las ratas y los pájaros, aunque en algunas ocasiones se les han observado cazando y alimentándose con monos. Los occamy son seres especialmente agresivos, los son con casi cualquier otro ser vivo que se les acerque, y más aún si llega a percibir alguna amenaza para sus preciados huevos, los cuales son de una cáscara hecha con pura y suave plata.

Muchas veces, es común observar en arte como las ilustraciones, que se represente al Occamy como una bestia alada y emplumada con dos patas, un gran pico y una cola sumamente alargada similar a la de una serpiente.

Pero en la película de Animales Fantásticos, se muestran como animales mucho más parecidos a una serpiente larga con cabeza similar a la de un dragón y par de alas emplumadas con las que puede volar.

Occamy en la historia mágica

En 1926, Newt Scamender llevaba muchos de estos seres alados con forma de serpiente en su maleta cuando visitó Nueva York.

Una historia que involucra a los Occamy en una formar peculiar, es cuando Gilderoy Lockhart tuvo como una de sus ambiciones crear una línea de productos de cuidados para el cabello.

Occamy

Lo que él quería para esta ingeniosa idea de negocios, era utilizar los huevos de Occamy como ingrediente secreto en sus productos, y como ingrediente principal en su champú de Yema de huevo de Occamy, los cuales pensaba producir en masa.

Como mencioné anteriormente, los Occamy no son bestias nada fáciles de tratar y mucho menos si intentas robar sus huevos, es por ello que esta idea no tuvo mucho futuro, pues resultaba ser muy peligrosa y costosa.

Etimología

Occamy proviene del filósofo de origen ingles “Occam”, quien inventó el principio metodológico llamada “Navaja de Occam”, el cuál asevera que, ante dos posibles explicaciones que compiten entre sí, lo mejor es aceptar la que requiera de menos supuestos para ser cierta.

J.K. Rowling, elige Occamy como una referencia jocosa a la imposibilidad de la existencia de los Animales Fantástico y que solo fueron creados para el contenido de su libro.