Saltar al contenido

Bola de Fuego Chino, un dragón muy inteligente.

El Bola de Fuego Chino es un dragón de Harry Potter nativo de China. Este dragón tiene un imponente aspecto rojo y dorado totalmente brillante. Se le llama así gracias a las bolas redondeadas de llamas que salen de sus fosas nasales cada vez que respira.

La bola de fuego es escarlata y de escamas suaves con una franja de picos dorados alrededor de su rostro de hocico chato y ojos extremadamente protuberantes. Pesan entre dos y cuatro toneladas.

Rasgos del Bola de Fuego Chino

Su nombre se deriva de la llama en forma de hongo que sale de sus fosas nasales cuando se enfada y se suele enfadar con mucha facilidad.

Bola de Fuego Chino

La bola de fuego es agresiva pero, a diferencia de otros dragones, tiene una personalidad más tolerante con dragones de su propia especie y, a veces, acepta compartir su territorio con hasta otros dos dragones (A diferencia del Colacuerno Húngaro). Además son extremadamente rápidos y muy inteligentes.

Esta raza produce hembras mucho más grandes que los machos (Esto suele ser comunes en los reptiles). Sus huevos son similares al oro y sus escamas son muy apreciadas y valoradas por la hechicería china.

En cuanto a su menú favorito, suelen decantarse por los mamíferos en general, pero como todos los dragones… Tienen gran debilidad por la carne humana.

Su presencia en Harry Potter

Este dragón chino se utilizó en las pruebas del Torneo de Tres Magos, en 1994. Concretamente en la primera prueba. Fue Viktor Krum quien se tuvo que enfrentar y este utilizó la maldición conjuntivitis para dejarlo ciego un tiempo y así poder agarrar el huevo de oro.

No obstante, y como se mencionó anteriormente, es un dragón muy inteligente. Así que aplastó sus propios huevos y Viktor Krum no pudo arrebatarle ningún huevo, esto hizo que le costase puntos a Viktor Krum.