Saltar al contenido

Hodag: El Animal mágico con magia en sus cuernos.

Cada una de estas especies tienen su propia historia, personalidad y relevancia. En esta oportunidad le toca ser el centro de atención al pequeño Hodag, un animal poco abordado en las saga literaria y de películas de Harry Potter pero que no deja tener mucha presencia para los habitantes del mundo mágico, e incluso el no mágico.

Si eres seguidor de las historias que ocurren dentro del universo del joven mago Harry Potter, seguro has notado cómo está repleto de una fauna súper variada llena de especies peculiares con aspectos que se asemejan a animales realmente existentes y algunas otras criaturas mitológicas.

¿Qué es un Hodag?

Con cabeza de sapo, el hodag es una criatura oriunda de los Estados Unidos, específicamente de Wisconsin, donde se pueden observar actualmente. Anteriormente, tenían la costumbre de aparecerse en granjas de muggles, por lo que el Departamento de No-Maj hacía hasta lo imposible para cubrir dichas apariciones.

Descripción física

Hodag

Su cabeza semejante a la de un sapo o una rana, posee unos cuernos característicos y es también donde se encuentran sus ojos rojos brillantes que los hacen destacar en la oscuridad de la noche. Su tamaño promedio es como el de un perro grande y su alimentación se basa principalmente en Mooclaves.

La magia del hodag está contenida en gran parte en sus cuernos, los cuales hacían polvo para consumirlo, lo cual hace que las personas sean inmunes a los efectos desagradables de alcohol y lograran durar poco más de siete días y noches sin dormir ni una sola vez.

Algo de historia

En la década de 1620, Isolt Sayre ya sabía de la existencia de estas criaturas en el nuevo mundo, por lo que partió en un viaje acompañado de William a Norteamérica para observarlas.

Mientras el hodag buscaba Mooclaves, se solía exponer ante los muggles durante la noche, logrando, como lo hizo el snallygaster, atraer la atención de los No-Maj.

Para contrarrestar esto, el Departamento de Desinformación No-Maj, hizo lo necesario para convencer a todos de que los avistamientos eran realmente fraudes. Actualmente, los hodag solo se encuentran en una reserva en Wisconsin.