Análisis completo de la saga literaria de Harry Potter.

¿Nunca te has preguntado que tiene de diferente la saga de Harry Potter? ¿Dónde está su secreto? En el siguiente artículo encontrarás el análisis más completo de la saga literaria de Harry Potter. Un análisis en profundidad, despojando cada detalle, tratando de explicar algo que nadie se ha atrevido: El secreto del éxito de está mágica saga.

El mundo de Harry Potter no es mágico: Varitas, pociones y escobas voladoras no son una invención de la autora. No.

Los elementos mágicos de esta historia tienen su origen en la mitología, el folclore, las leyendas y la literatura, en especial la griega e inglesa. No. J. K. Rowling no creó un mundo mágico, nos abrió los ojos para ver la magia que ya había en el nuestro.

Si no es por la construcción del mundo, el lore del Wizarding World, ¿Por qué queremos regresar una y otra vez a Hogwarts? ¿Qué hace tan buena a esta historia? ¿Por qué es tan popular?

Te recomendamos: Sagas similares a Harry Potter.

Índice

Análisis completo de la saga literaria de Harry Potter

Trama, temática y técnica. Estos tres elementos hicieron que una simple premisa: La de un niño que va a un colegio de magia, se convirtiera en la mayor franquicia literaria de la historia. Cada una de estas capas van escondiendo la verdadera magia de la historia y con cada una iremos entendiendo que hizo Jk Rowling en los 17 años que le tomó escribir estos 7 libros. Empecemos por el primero.

Trama

El primer libro de la saga: Harry Potter y la Piedra Filosofal se puede considerar como un libro para niños. Así fue catalogado por Bloomsbury, la editorial que aceptó publicarlo después de haber sido rechazado por otras 12 editoriales.

Era un libro para niños pero que rompía con las normas establecidas del género. La historia era más oscura, empezando con un doble homicidio; tenía el doble de palabras, ningún niño leería 223 hojas y estaba escrito por una mujer, razón por la que el libro fue publicado con las iniciales J. K. K de Kathleen, el nombre de su abuela materna. Los niños y niñas no leerían un libro escrito por una mujer. Hecho que se demostró falso cuando a los pocos días de publicación todos le pedían una entrevista.

Una historia para niños tiene muchas semejanzas con un mito. Historias que se deben contar en voz alta, en comunidad y nos permiten salir del tiempo. Y salir del tiempo, como enseña el filósofo rumano Mircea Eliade, es la base de una experiencia espiritual.

Como enseña uno de los autores preferidos de Rowling, Séneca: la mejor manera de aprender es con el ejemplo, y estas historias dan un buen ejemplo de lo que debemos hacer. 

Los mitos son historias que explican lo que no podemos entender con los sentidos. Pero también son relatos para dar sentido a nuestra existencia. Las buenas historias, sean libros, series, películas, cómics o videojuegos, hacen lo mismo: nos dan una lección sobre la condición humana. 

La trama de Harry Potter se siente familiar porque es una historia que se ha repetido desde el inicio del hombre. Al igual que Moisés, Edipo, el Rey Arturo y Superman, Harry es un personaje que desconoce su verdadero origen y está destinado a una gran misión.

En todas las culturas de la humanidad siempre ha existido esta figura del héroe. Joseph Campbell llama a este fenómeno ‘el héroe de las mil caras’. Todos los héroes repiten la misma historia, o para ser más exactos la misma estructura. Rowling conoce y roba esta estructura para potenciar el viaje de Harry.

Rowling estuvo al borde de ser vagabunda mientras escribía el primer libro de la saga, viviendo del Welfare del gobierno británico, pero no era para nada inculta. Graduada de la University of Exeter siempre fue una lectora excepcional de los clásicos y de la tradición literaria inglesa con Austen, Dickens y Tolkien como favoritos.

Rowling es una enciclopedia. Una enciclopedia de nombres, bestias y plantas mágicas y esto solo se gana con mucha lectura. (Su principal recomendación para quien quiera ser escritor).

Harry Potter no está escrito en el vacío, es la recolección de toda una tradición literaria que se remonta hasta la antigua Grecia.

Los fans, años antes del séptimo libro, habían ya encontrado muchas similitudes entre Harry y Orestes, el protagonista de Las coéforas, una tragedia griega escrita por Esquilo, que Rowling utiliza como epígrafe para el último libro.

Al comienzo mencionaba que los elementos fantásticos de la saga no son originales de Rowling. Podría sonar como una crítica, pero es todo lo contrario, como dijo Pablo Picasso: “Los buenos artistas copian; los grandes artistas roban”. 

Se sabe que las brujas utilizaban escobas para volar, pero ella inventa un deporte mágico que las utiliza. Los dragones guardan sus tesoros en las profundidades de un calabozo, pero ahora son esclavizados para guardar el tesoro de un banco.

Y todos saben que las lechuzas son el símbolo de Atenea, la diosa de la inteligencia, pero ahora transportan la inteligencia, cartas, entre magos y brujas.

Rowling toma ingredientes comunes de la tradición literaria y la cultura occidental para que de inmediato nos sintamos familiarizados con este mundo. Pero le da una nueva perspectiva que nos mantiene siempre expectantes.

¿Cómo será esta magia que conozco  en el mundo de Harry? Dándole la vuelta a nuestras expectativas es como Rowling responde  y va revelando sus temáticas. Lo que la magia representa culturalmente ahora nos ayuda a profundizar en los temas de la historia. Hablemos de ese fondo. Pasemos a las temáticas.

Temáticas

En un primer nivel, Harry Potter es una clásica historia sobre la lucha del bien y el mal. Una temática clásica de la fantasía. ¿Por qué nuestra atracción hacia una temática tan sencilla? De niños soñamos con ser parte de esta pelea. Tenemos una atracción natural a servir el bien y resistir al mal. Por eso amamos a los héroes.

Pero como adultos, la temática se amplía a la experiencia que todos tenemos de nuestra tendencia al mal y la lucha constante por hacer el bien. Lucha que no siempre vencemos.

Rowling nos revela un aspecto clave de esta pelea y nuestra libertad: lo que nos define como buenos o malos no son nuestras inclinaciones, sino nuestros actos. Así lo explicó Dumbledore, lo reafirmó Sirius y lo demostró Snape. Por eso nuestra fascinación por los antihéroes.

En un segundo nivel, la historia tiene la temática de crecer, el 'coming of age', la transición de la niñez a la vida adulta. Una temática absolutamente universal. Madurar es por una parte entender y aceptar nuestra identidad y por otra definir los valores que serán los pilares de nuestra vida.

De explotar ante un insulto a nuestros padres a perdonar la vida de alguien que los traicionó. De tener fe en el amor por encima de buscar el poder. De temer a la muerte, a aceptarla con la frente en alto.

Cada año Harry va formando su identidad hasta que al final se define como un hombre que cree en el poder del amor por encima de la muerte. Su sacrificio por amor define quién es. Aquí empieza el tercer nivel, el más profundo y el más universal: El amor y la muerte. 

La muerte, como humanidad, es el mayor de nuestros miedos. Todas las culturas se han preguntado qué hay más allá, todas han respondido con una forma de eternidad. El Amor, en la cultura cristiana, es la respuesta a la muerte.

Rowling ha confirmado en varias ocasiones el trasfondo cristiano de su historia. La muerte y resurrección de Harry no es el único momento donde se refleja la figura de Cristo, su triunfo sobre la muerte. Sin embargo, Rowling nunca ha pretendido hacer un libro para cristianos, menos aún un libro para convertir al cristianismo.

Estos libros cuentan la lucha que ella enfrenta con su propia fe. Si aceptar o no lo sagrado, confiar o no en la divinidad. La respuesta de Rowling es creer en el Amor: “un concepto que hay en todas las religiones más importantes [...] y muchas veces se lo que creo por lo que he escrito”. El amor vence a todo, incluso a la muerte. 

Esta búsqueda de la verdad responde profundamente a nuestra condición humana. La respuesta de Rowling, al igual que las obras de Shakespeare, James Joyce y Tolkien, es la respuesta de la tradición inglesa cristiana.

Hemos hablado de la trama y las temáticas, vamos con la base para estás dos: El cómo lo escribió, la técnica.

Técnica

Seguro conocen ya la estructura de los tres actos, la que Aristóteles recogió de la tradición griega que se divide en exposición, confrontación y resolución. Rowling parte de esta estructura pero agrega un componente tradicional de la literatura inglesa: La alquimia.

Similar a los tres actos, la alquimia define tres etapas para conseguir una opus magna: Nigredo, albedo y rubedo. Estas tres etapas definen la transformación o, más bien, el perfeccionamiento del protagonista.

Pero para los alquimistas conseguir la piedra filosofal no era solo perfeccionar la materia exterior, sino también conseguir un perfeccionamiento interior. Su espíritu estaba conectado con su trabajo.

Los escritores ingleses vieron en los principios para crear la piedra filosofal, el  opus magna, una estructura para que sus historias generen una transformación en su audiencia. Convertir el corazón de hierro de hombres, mujeres y niños, en uno de oro. 

En la película El Prisionero de Azkaban, el año en Hogwarts empieza con una canción de la obra de teatro Macbeth. Rowling pidió a Alfonso Cuarón que al adaptar la historia lo más importante era mantener el espíritu de la misma.

Cuarón, reconoció no solo los temas, sino también la técnica de Rowling, la técnica alquimista y utilizó esta canción del autor alquimista más importante: William Shakespeare. Tanto críticos como fans tienen esta película como favorita. Y también lo es para Rowling. Nada es coincidencia, menos aún en el cine.

La saga completa también cumple excepcionalmente con el arma de Chéjov: no existe ningún elemento innecesario para la historia; todo personaje, objeto y locación nombrada es indispensable para la trama, desde el relicario que no se puede abrir en el Misterio del Príncipe hasta las varitas de los padres de Harry en la Piedra Filosofal.

Todos los detalles son relevantes y por eso era tan gratificante escribir y leer teorías de la historia antes de conocer el final. Y el final da resolución a todo lo que se menciona. Pero lo más increíble para mí es el uso del espejo narrativo.

Cada libro de Harry Potter es un espejo en sí mismo, donde lo que sucede al inicio de la historia se refleja en el final:

  • La Piedra Filosofal empieza con la celebración del triunfo de Harry sobre Voldemort y termina con la celebración del triunfo de Gryffindor sobre Slytherin. ¿Te parece esto una simple coincidencia? Al principio del libro una serpiente atraviesa un vidrio que desaparece, al final el heredero de Slytherin intenta atravesar un espejo.
  • En la Cámara Secreta la presentación de Gilderoy Lockhart en la librería es un espejo de su revelación como farsante ante la cámara.
  • En Prisionero de Azkaban Harry pierde el conocimiento en su primer y último encuentro contra los dementores.
  • En Cáliz de Fuego se utiliza un traslador para ir al mundial de Quidditch y al final para transportarse  al cementerio.
  • En Orden del Fénix Harry visita al principio y al final del libro el Ministerio de Magia.
  • En el Misterio del príncipe, Harry acompaña en una misión a Dumbledore al inicio para conseguir un profesor de pociones y al final en la misión para conseguir un horrocrux bebiendo una poción.
  • Y por último, en Reliquias de la Muerte: el primer capítulo acaba con Voldemort lanzado un hechizo asesino a Charity y el último termina con Voldemort lanzando un hechizo asesino a Harry. Charity se puede traducir al latín cómo amor, y en este momento en la historia, Harry es el amor personificado.

No solo sucede esto en cada libro, sino también en la historia completa. El tercer y quinto libro se reflejan, el sexto con el segundo también lo hacen  y el primero y el séptimo se reflejan entre ellos y con el cuarto.

El tercero y quinto reflejan la relación de Harry con Sirius y el conocer más del pasado de James. En el segundo y el sexto conocemos el pasado de Tom Ryddle y la identidad del dueño de un libro viejo que confiamos en un inicio para revelarnos ser el antagonista al final.

En el primero, cuarto y séptimo tenemos enfrentamientos directos de Harry con Voldemort donde sus padres están presentes para salvarlo.

¿Te parece poco? En su primera pelea con Voldemort Harry consigue la piedra filosofal porque no desea utilizarla y ¿Qué pasa al final de las reliquias de la muerte? Harry se convierte en el señor de la muerte cuando ya no desea utilizar las reliquias. ¿Todavía crees que es coincidencia? El símbolo de las reliquias de la muerte está basado en el símbolo de la piedra filosofal:

Todas las pistas para el final estuvieron siempre desde el inicio. 

Se podría seguir enumerando cada capítulo de la saga y encontrando su reflejo en el mismo libro y en el libro reflejo, pero dejo a ustedes que lo hagan y se maravillen tanto como yo encontrando cada uno de estas paralelas.

Todo esto demuestra que a Rowling no solo se le ocurrió una historia bonita con unos bonitos personajes en un bello mundo mágico. ¡No! Rowling planificó su obra 5 años antes de ponerse a escribir el primer libro, de 1990 a 1995, y tardó dos años más en escribir el primer libro; y cuando lo hizo tenía ya escrito el último capítulo del último libro. Solo la imagen de Harry que le vino a la cabeza, en ese viaje en tren, fue suerte, lo demás perseverancia.

Rowling: Al César lo que es del César.

Rowling es una escritora brillante que elaboró un plan maestro y lo ejecutó a la perfección. Creó una historia con un trasfondo cultural históricamente cristiano que da homenaje a la tradición inglesa de escritores de la cual ella es heredera.

Es esta combinación, sumado al esfuerzo de 17 años de vivir pobreza, triunfos y mantenerse honesta y leal a sus principios e historia lo que convirtió a Harry Potter en la historia más popular de nuestra era. La magia de Harry Potter es JK Rowling.

Harry Potter ha vendido más de 500 millones de libros, con más de 70 traducciones en más de 200 países. Y con más de 20 años, no han perdido popularidad. En el 2021 todavía está en los libros más vendidos del año.

Solo existe una obra narrativa que le supere en estos números: La Biblia, y le lleva más de dos milenios de ventaja. Harry Potter es un clásico, su historia y mensaje han trascendido su origen y tradición inglesa para resonar con millones de personas de los más diversos orígenes, culturas e idiomas. Y esa es una magia solo los clásicos tienen.

Rowling tenía solo 25 años cuando empezó a escribir esta historia. Después de haber fracasado en todo: sin trabajo, sin casa, sin dinero, con una bebé de un matrimonio desastroso que duró poco más de un año. Fue ese tocar fondo lo que la liberó para ponerse a escribir, ya sin nada que perder, contando solo con su imaginación.

Su historia la resume ella mismo en su discurso del 2015 a graduados de la Universidad de Harvard: “No necesitamos magia para cambiar el mundo, tenemos ya todo el poder que necesitamos dentro de nosotros: tenemos el poder de imaginar algo mejor". Y así lo hizo.

Créditos sobre para el análisis más completo de la saga literaria de Harry Potter

Este artículo ha sido escrito de forma totalmente integra por el youtuber: Rookie Crusade al cual te sugerimos que eches un vistazo a su canal, sobre todo si te gusta Harry Potter.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Análisis completo de la saga literaria de Harry Potter. puedes visitar la categoría Blog.

Subir