Saltar al contenido

Amato animo animato animagus

El hechizo de Animago, o mejor conocido como Amato animo animato animagus, es un encantamiento utilizado para que un mago o bruja lleve a cabo la transformación en animal, siguiendo los correctos pasos.

Cuando lo logra, el mago conserva el razonamiento y mentalidad humana, pero no tienen la habilidad de hablar.

Convertirse en animago es un proceso muy complicado y puede resultar muy mal tanto física como mentalmente, por ello el Ministerio de Magia espía meticulosamente a quienes intentan lograrlo.

Solo existen 7 animagos registrados en el siglo XX, entre ellos James Potter, Sirius Black y Peter Pettigrew, quienes les tomó tres años lograr transformarse.

Para lograr ser animago se requiere una gran habilidad en transformación y pociones. Es un proceso que requiere de paciencia y tiempo, hacerlo de la forma incorrecta puede resultar terriblemente mal para el mago que lo intenta.

Amato animo animato animagus

Parte del proceso implica sostener en la boca una hoja de mandrágora durante un mes completo, luego colocarla en un frasco de cristal donde la luz lunar le golpee directamente, si está nublado, deberá repetirse el proceso nuevamente.

Amato animo animato animagus

Esta hoja es elemento clave para la elaboración de la poción animago. El hechizo debe usarse luego de preparar la poción y recitarse el conjuro con la varita apuntando el pecho diariamente hasta que ocurra una tormenta eléctrica, se debe repetir al amanecer y al anochecer, sin faltas.

Cuando la tormenta llegue, el conjuro debe repetirse nuevamente y posterior beber la poción.

Si los pasos fueron hechos correctamente, sentirás un fuerte dolor y un latido del corazón doble, en tu mente atravesará la imagen del animal en quién te convertirás.

Es vital seguir todos los pasos correctamente, de lo contrario el mago puede terminar con mutaciones mitad animal y mitad humanas las cuales no tienen cura.

Existe una gran diferencia entre ser animago y hombre lobo, los animagos escogen ser un animal, un Licántropo no tiene esa posibilidad.

Los hombres lobos llevan la enfermedad de la licantropía, desarrollada por la mordida de un hombre lobo, los cuales son capaces de transformarse en lobo tanto de mente como en forma, no reconoce a los humanos y rara vez ataca a criaturas, por ello se diferencia de un lobo tradicional.

El hombre lobo se transforma mensualmente a final de mes con la luz de la Luna Llena y va sin destino alguno por la noche, atacando sin clemencia a todo humano cerca.

Un conocido hombre lobo fue Remus Lupin, quien mensualmente iba a la conocida “Casa de los gritos” con sus amigos James Potter, Sirius Black y Petter Pettigrew, quienes se hicieron animagos para no ser atacados por él y poder acompañarlo en su día lunar.