Saltar al contenido

Defendiendo a Draco Malfoy

Fue en el año 2014 cuando la autora de la saga literaria de Harry Potter confesó estar preocupada por la admiración que estaba recibiendo Draco Malfoy. Lo preocupante no es que se admire a este personaje, lo preocupante es el motivo por el que se le admira. En este artículo daré fuertes argumentos donde estaré defendiendo a Draco Malfoy. Lo haré desde el único punto de vista desde el cual hay que defenderle.

JK Rowling expresó su preocupación por la moda y tendencia que había de las potterheads (también algún chico, obviamente) en defender e idolatrar a Draco Malfoy. Pero no lo hacen desde un punto de vista personal, sino físico.

Es decir, estas “potterheads” defienden a Draco Malfoy por que les parece guapo. Es curioso, por que hace 20 años, cuando leímos los libros, conocimos a Draco y luego lo vimos en la gran pantalla, nadie le quería y mucho menos nadie le defendía por su cara bonita. No obstante, parece ser que estas nuevas generaciones, da igual lo malo que eres o lo que haces, si eres guapo, se te defiende. Y eso, preocupa.

Defendiendo a Draco Malfoy desde su personalidad.

A las personas hay que juzgarlas por quienes son, por cómo piensan, por lo que hacen y por lo que logran. No por la cara que tienen.

Es cierto que es más fácil recordar al Draco de las películas que al Draco de los libros y también es cierto que muchas maldades de Draco Malfoy no han sido compartidas en las películas.

Aún así, yo si pienso que Draco Malfoy merece un respeto, ¿Sino por qué iba a hacer este artículo defendiendo a Draco Malfoy? Y sobre todo merece tener admiradores, pero no por guapo, sino por cosas que hizo, cosas que no muchos saben.

¿Cómo lo defenderé a Draco Malfoy? Fácil. Citaré algunas partes de los diferentes libros donde deja claro la evolución de Draco como personaje y sobre todo su madurez. Es cierto que la opinión de Draco Malfoy no cambia hasta llegar al libro de El Príncipe Mestizo cuando Draco debe convertirse en mortifago y matar a Dumbledore tras la orden de Voldelmort.

Debido a la sospecha de Harry Potter acerca de Draco, su personaje se convierte en un punto focal de la novela, y Rowling da una idea del lado más vulnerable del joven Slytherin, un lado que nos costó ver.

 No puedo evitar comparar a Draco con los jóvenes que lucharon en la Primera Guerra Mundial durante las relecturas de mi serie, ansiosos por unirse a la lucha y jactanciosos hasta que la realidad de la situación se establece.

Mientras avanza El Príncipe Mestizo podemos ver a Harry Potter como comienza a ver el deterioro y la decadencia de Draco Malfoy. Albus Dumbledore ya vio este deterioro hace tiempo…

defendiendo a draco malfoy

Perdóname, Draco, pero han sido intentos débiles … Tan débiles, para ser honesto, que me pregunto si tu corazón ha estado realmente en ello. 

HMP (pag 585)

Reliquias de la muerte

El Draco más vulnerable lo pudimos ver en Las Reliquias de la Muerte. ¿Cómo olvidar cuando Harry, Ron y Hermione fueron capturados y llevados a la casa Malfoy? Draco literalmente les salvó la vida…

Harry vio el rostro de Draco de cerca ahora, justo al lado del de su padre. Eran extraordinariamente parecidos, excepto que mientras su padre se veía fuera de sí con emoción, la expresión de Draco estaba llena de desgana, incluso de miedo.

‘No lo sé’, dijo, y se alejó hacia la chimenea donde su madre estaba mirando.

HRM (pagina 459)

Está claro que Draco reconoció a Harry y sus amigos, pero no dijo nada. Sabía que si decía algo, morirían. Además, en las películas podemos ver a Harry cara a cara con Draco y Harry le pregunta:

¿Por qué no le dijiste? Bellatrix. Sabías que era yo, pero no dijiste nada.

Evidentemente la pregunta de Harry en las películas es una pregunta que no tiene respuesta. Pero en realidad la respuesta fue hecha: El propio silencio. El silencio nos enseñó la batalla interna que tenía Draco Malfoy.

Una batalla interna entre cumplir las expectativas que tenían sobre el su padre y los mortifagos, proteger a su familia y hacer realmente lo correcto. Draco tuvo que elegir, entre lo fácil y lo correcto. Y eligió lo correcto.

Draco fue un personaje débil, victima de sus complejos y miedos. Un personaje que quería impresionar a un padre vil, disciplinado y oscuro. Pero al final, cuando Draco debía demostrar que realmente era malo, era parte del lado oscuro, él, por más que quiso… No pudo. Y eso hace que Draco merezca una defensa, pero no por su cara bonita, sino por sus actos.