Saltar al contenido
Magia&hechiceria

Maldición Flagrante

La Maldición Flagrante  es una maldición  capaz de provocar que los objetos emitiesen un calor abrasador cuando se tocaban. Créeme cuando te digo que preferirías no vivir en tus propias carnes esta insoportable maldición.

Es cierto que no hay mucha información acerca de esta maldición, no obstante la poca información que hay, la conocerás aquí.

¿Qué efectos provoca la maldición Flagrante?

” Ron saltó en el lugar, y parte de su zapato se quemó por el contacto con el metal caliente ” .

Efecto de esta maldición

Cualquier objeto que haya sido embrujado por esta maldición quemará no solo a la victima que lo pise, sino también al material. Protegerse contra esta maldición es francamente difícil, básicamente por que no es fácil saber qué objeto ha sido maldecido con esta maldición. No obstante, el encantamiento Impervius ofrece cierta protección.

Esta maldición se utilizaba sobre todo para proteger objetos de mucho valor, algo que comprobaron Harry, Ron y Hermione, cuando entraron en la bóveda de Lestrange.

Historia

” ¡Han agregado maldiciones Gemino y Flagrante! Todo lo que toques se quemará y se multiplicará, pero las copias no valen nada. ¡Y si continúas manejando el tesoro, eventualmente morirás aplastado por el peso del oro en expansión! “

Efectos de la maldición cuando se usa con la maldición Gemino 
maldición Flagrante

Un uso importante de la maldición Flagrante fue su ubicación en el oro y el tesoro en la Bóveda Lestrange en el Banco Gringotts para protegerlo del intento de Harry Potter , Ron Weasley y Hermione Granger de entrar para robar la taza de Helga Hufflepuff en el primavera de 1998. 

La Maldición Flagrante y la Maldición Gemino se colocaron en el tesoro en el interior para que todo lo tocado se quemara y luego se multiplicara hasta que el posible ladrón muriera aplastado por la cantidad de oro en expansión si seguía tratando de tocar objetos. 

Harry encontró una escapatoria a esta maldición usando la Espada de Gryffindor para agarrar la taza, lo que no hizo que se multiplicara ni quemara la piel o la ropa de Harry.