Ravenclaw es una de las 4 casas que hay en Hogwarts, fundada por la bruja Rowena Ravenclaw, la cuál tuvo una hija: La dama gris, asesinada por el Barón Rojo. Dicha hija le robo una diadema y escapó a Albania, se escondió en los bosques pero ahí fue asesinada.

Seguro que la díadema te suena, ya que Voldelmort la usó como horrocrux. La leyenda dice que el nombre de Hogwarts lo puso Rowena.

Producto disponible en Amazon.es

Para pertenecer a Ravenclaw debes de tener una serie de características: Sabiduría, ingenio e inteligencia son parte de tales características, por lo que no es de extrañar que los estudiantes de dicha casa tengan un nivel muy alto de talento.

Sala común de Ravenclaw

Sala común de Ravenclaw

Ravenclaw, al igual que Gryffindor se encuentra en una torre del castillo, para llegar a la sala deben de subir por la escalera de caracol.

Dicha sala tiene enormes ventanas llenas de decoración, sus paredes están de color azul y bronce mientras que el techo está pintado como si se tratase de un cielo estrellado.

Junto a los dormitorios hay una puerta y junto a ella, una gran estatua de Rowena se hace notar en medio de la puerta.

Harry Potter logró entrar en busca de los Horrocruxes de Voldelmort, te sonará… ¡Estaba buscando la diadema!

Entrar en en la sala común es relativamente fácil, tan solo hay que acertar la contraseña, siempre es la misma, si fallas, debes de esperar a que llegue un alumno de Ravenclaw y la diga.

Himno

«Yo soy de Ravenclaw y lo digo con orgullo,
No me escondo aunque esté en el abismo.
Con entusiasmo lo digo no importa que haya un lío,
Porque yo soy de Ravenclaw y lo digo con cariño.
Estés en mar o tierra no te confundas,
Porque siempre estarás con un ave,
Hasta que acabes de recorrer tu largo camino.
Siempre estarás acompañado de un gran amigo.
En la buenas y en las malas siempre contaras conmigo,
No importa si eres muggle o mago.
Estarás siempre contado,
Para ganar la Copa de los Magos.
Siempre inteligentes seremos,
Porque nunca se nos acabarán los cerebros.
Siempre volaremos hasta la cima,
Aunque a veces nos caigamos encima.
Pero nunca nos rendimos,
Porque somos de Ravenclaw
Y siempre lo he dicho.
»